RENACER CULTIRAL

RENACER CULTIRAL
Solo la cultura salva los pueblos.

sábado, 14 de abril de 2018

Vikingos en América: hay pruebas.

Vikingos en América

Viejas noticias.

La idea de que los vikingos habían llegado al nuevo continente viene de lejos, y por una razón ineludible. A finales de la Edad Media, comienzan a aparecer las llamadas Sagas de los Islandeses, un conjunto de textos que narran las andanzas de ese pueblo durante los siglos X y XI.
Entre estas, se encuentran la Saga de Erik el Rojo, que cuenta los viajes de este vikingo a Groenlandia. Las sagas son una magnífica fuente de información, el problema es que hasta el siglo XIX se creía que eran leyendas, más que historia, pues no había ninguna evidencia de la presencia vikinga en América.

Castigo vikingo.

El padre de Erik el Rojo (probablemente por ser pelirrojo) era originario de Noruega. Cuando Erik era un joven, la familia fue obligada a exiliarse en Islandia debido a un asesinato cometido por el padre, Thorvald Asvaldsson. Hijo de tigre, pintito, en el 982,Erik mató a los esclavos de un vecino, y este pidió a la asamblea vikinga que expulsaran al matón de la comunidad. Erik cogió sus bártulos y familia, y navegó hacia el oeste, llegando a Groenlandia ese mismo año. Aparentemente no fue el descubridor de esa tierra, pero las sagas tienden a considerarlo como tal.
Erik el Rojo
Erik el Rojo, por pelirrojo, no por ser de izquierdas…
La expedición se encontró con la gigantesca isla y bordeó la punta meridional, hacia la costa oeste, donde Erik pasó sus tres años de exilio. Exploró buena parte del territorio y la islas cercanas, y se dio cuenta de que había algunos puntos en los que la agricultura era posible.
Al final de su castigo, Erik volvió a Islandia, pero con la idea de reclutar a un grupo de familias que no lo estuviesen pasando bien, y llevarlos a Groenlandia. Para convencerlos, Erik se inventó el nombre de Groenlandia, que significa “Tierra verde”, pensando que sería un nombre más atractivo que Islandia “Tierra de Hielo”.
La treta funcionó. En el año 985, Erik y compañía volvieron a Groenlandia, donde establecieron dos colonias.

Eystribyggð y Vestribyggð.

Los pasajeros de 14 drakkars llegaron y fundaron una colina en el este, Eystribyggð, y otra en el oeste, Vestribyggð, y durante los primeros años prosperaron. Con el tiempo se sumaron más inmigrantes de Islandia, llegando hasta los 5,000.

No obstante, en el 1002, un grupo de inmigrantes trajo consigo una enfermedad, que se convirtió en epidemia y acabó con la vida de muchos de los colonos, entre ellos Erik el Rojo. Tuvo suerte que, para entonces, había formado una familia, con una hija y cuatro hijos. Uno de ellos pasaría a la historia como Leif Erikson.
Monumento a Leif Ericson en Minot, Dakota del Norte.
Monumento a Leif Ericson.
Alto, apuesto y respetado, Leif nació entre el año 970 y el 980, no estamos seguros. Lo que sí sabemos, porque lo cuenta la Saga de Erik el Rojo, es que su padre lo envió, siendo joven, al rey de lo vikingos en Noruega, Olaf.
Ahí estuvo trabajando en una posición parecida a la de guardia del rey, y de paso, a petición de este, Leif se convirtió al cristianismo.
El mismo Olaf le pidió que volviese a Groenlandia a predicar la doctrina de Jesús, cosa que no gustó mucho a su padre, pero si a su madre, que hasta construyó una iglesia. Pero algo sucedió en el viaje de retorno.

Tierra Nueva

Según la leyenda, el barco de Leif fue desviado por los vientos, hacia el oeste. Ahí se topó con una tierra desconocida, donde no esperaba que la hubiese. Casualmente, también encontró a dos náufragos, no vikingos, a los que rescató y llevó de vuelta a Groenlandia.
Por desgracia la saga no mencione el nombre de los náufragos, porque pudieron haber sido los primeros europeos en América. De vuelta en casa, Leif recordó la historia de un tal Bjarni Herjólfsson, que supuestamente había sido llevado por los vientos al oeste de Groenlandia, aunque no había pisado tierra.
Leif encontró a Herjólsson, le compró su barco. Luego montó una expedición para viajar al oeste y explorar la tierra incógnita.

Vikingos en América

La Saga de Erik el Rojo relata el inicio del viaje de Leif Ericson:
“Navegaron alejándose de tierra firme; luego hacia el asentamiento oeste, y a las Islas del Oso (Bjarneyjar). Partieron de Bjarneyjar con vientos del norte. Estuvieron en el mar dos medios días. Luego llegaron a tierra, y remaron en sus botes, y la exploraron, y encontraron unas piedras planas, muchas tan grandes que cabían dos hombres sobre ellas, talones con talones. Había muchos zorros polares. A esta tierra le dieron el nombre de Helluland, la Tierra de las Piedras Planas.”
Los expertos creen que aquella primera escala en el viaje pudo haber sido la Isla de Baffin, en el extremo noreste de Canadá. Baffin es precisamente una tierra de Mapa de la ruta de Leif Ericson“piedras planas”, está a unos cientos de kilómetros de Groenlandia, y tiene un clima inhóspito.
Esta última fue la razón que Leif dio para no permanecer ahí. La expedición viró hacia el sur, y pocos días después, desembarcaron en Markland. Era una tierra boscosa, que probablemente sería en lo que ahora es la Península del labrador.
El tercer y último desembarco fue probablemente al norte de Terranova. Cercano el invierno, Leif decidió establecer ahí un campamento y dividió al grupo en dos. Uno se quedó haciendo guardia y el otro explorando los alrededores.

Vinland

Uno de los exploradores de Leif, encontró muchas “vides y uvas” (probablemente moras) y por ello bautizaron el territorio como Vinland. Ahí los vikingos pasaron la temporada, reconociendo los alrededores y recolectando uvas y madera. Volvieron a Groenlandia y contaron a su pueblo lo que vieron:
El descubrimiento de nuevas tierras fértiles, que nos sabían que pertenecían a otro continente. Desgraciadamente, las sagas no nos cuentan más de Leif Ericson  y muy poco de Vinland.
Sabemos, por ejemplo, que el hermano de Leif, Thorvald, visitó el campamento de su hermano en 1004. Pasó ahí el invierno con 30 hombres. Thorvald tuvo la mala suerte de encontrarse con un grupo de nativos y mató a ocho de ellos.
El noveno volvió con refuerzos y estos atacaron el campamento vikingo, matando a Thorvald con una flecha. Los vikingos sobrevivientes pasaron otro invierno en Vinland, antes de volver a Groenlandia. En los próximos años habría más expediciones, pero ninguna logró establecer una colonia permanente.
Edificio en Vinland, vikingos
Uno de los edificios de la probable Vinland.

La evidencia.

Siglos después de las andanzas de Erik el Rojo y Leif Ericson, la ciencia dio con las pruebas. En 1960, el Dr. Helge Ingstad, un explorador noruego, escuchó a un habitante de Terranova que decía que había restos de indios cercanos.
Casualmente, Ingstad estaba casado con la arqueóloga Anne Stine Moe, de su misma nacionalidad. En lugar de un asentamiento indio, lo que encontró Anne fue lo que parecía un campamento de vikingos. ¿Cómo lo supo?
Primero, el tipo de construcción de los edificios no casaba con lo que los nativos acostumbraban, y sí con el estilo nórdico.Sus constructores utilizaron madera y L'Anse aux Meadowstepe, trozos de tierra con césped. Los tejidos encontrados eran nórdicos, a juzgar por la trama,
La arqueóloga y su equipo también encontraron artefactos metálicos. Había agujas y botones, y una piedra de afilar, todos de origen nórdico. Pero probablemente la prueba más fehaciente de que el asentamiento era de origen europeo, se encontró en uno de los diez edificios. En el llamado bloque “J”, había una forja.Crucial porque antes de Colón, ninguna tribu americana era capaz de trabajar los metales.

Datación

Investigaciones posteriores han datado los restos de la Caleta de la Pradera entre 990 y 1050 años. Ese periodo coincide con los viajes de los Ericson. No obstante, se cree que ese asentamiento no fue el campamento principal de invierno de Leif. Probablemente era una estación de reparación de barcos. En cualquier caso, hay muy pocas dudas de que se trata de un campamento de vikingos.

Otras supuestas visitas.

A lo largo de los últimos siglos, se ha hablado de posibles visitas a América por gentes de otras tierras. En la misma España, poco después de la muerte del navegante genovés, surgió un rumor.
Decía que un tal Alonso Sánchez, de Huelva, había estado en América 20 años antes que Colón. No existe ningún registro de que existiese tal hombre. Se cree que fue un rumor iniciado por los hermanos Pinzón para desprestigiar a su ex-jefe.
Célebre es el mapa del navegante chino Zheng He, quien supuestamente llegó a las costas occidentales de América wn 1418. El problema con el mapa, que en realidad es antiguo, es que es una copia de mapas europeos del siglo XVI, o más tarde.
Por ejemplo, es un mapa dibujado con dos hemisferios, estilo exclusivo de los europeos; el detalle del interior de tierras americanas es tal que es imposible que hubiese hecho por marineros; a California la muestra como una isla, igual que se hacía en Europa después de Colón. Más significativamente, indica que los Himalayas son las montañas más altas del mundo, dato que no se conoció hasta el siglo XIX.

Conclusiones.

Hay más rumores sobre supuestos viajes precolombinos al nuevo continente. Entre ellos, el del Rey de Mali, Abubakari II que supuestamente llegó a centroamérica. También hay rummores sobre un rey galés y navegantes vascos en América antes de 1492.
Pero la realidad es que no existe ninguna evidencia de estos viajes, nada, cero. Son sólo rumores. Aún así, es posible que lo hayan logrado, pero no lo sabemos a ciencia cierta. Hasta ahora, los únicos europeos, asiáticos o africanos en América antes de Colón, que se haya probado, son los vikingos.
Tenemos que excluir a los emigrantes a través del Estrecho de Bering o del Pacífico. Nunca se sabe, es lo bueno de la ciencia, que no se está quieta