RENACER CULTIRAL

RENACER CULTIRAL
Solo la cultura salva los pueblos.

domingo, 15 de abril de 2018

UN PEQUEÑO CURSO SOBRE LOS DJINNS

vengativosdjinnlibroEn la tradición árabe, los djinn (o yinn, de ahí viene la española genio) son una raza de seres sobrenaturales empoderados que tienen la capacidad de intervenir en los asuntos de las personas. Al igual que griegos daimones griegos, los djinn se autoreproducen y pueden ser buenos o malos. Pueden ser conjurados en ritos mágicos para realizar diversas tareas y servicios. Un genio aparece como otorgador de deseos en cuentos como los de Las 1001 Noches, colección de cuentos populares.
En la tradición occidental djinn a veces se equipara con los demonios, pero no son lo mismo. A menudo se presentan con un aspecto demoníaco, pero también pueden aparecer en formas bellas y seductoras. Los djinn son expertos cambiadores de forma, y sus preferidas son las serpientes y perros negros. También pueden hacerse pasar por cualquier cosa: seres humanos, animales, fantasmas, criptidos, y otras entidades tales como extraterrestres, demonios, seres de las sombras, hadas, ángeles y más.
Los djinn no se limitan a Oriente Medio, o al pasado. Ellos existen en su propio reino, probablemente una dimensión paralela, y tienen la capacidad, -y el deseo-, para entrar en nuestro mundo e interactuar con nosotros. Los djinn han estado entre nosotros en la antigüedad y se encuentran entre nosotros ahora.
ORÍGENES
Según la tradición preislámica, los djinn nacen del fuego sin humo (lo que en términos modernos podría ser plasma). Ellos viven una vida muy larga, pero no son inmortales.
Según algunos relatos, viven con otros seres sobrenaturales en el Kaf, una serie mítica de montañas color esmeralda que rodea la Tierra. En términos modernos, viven en una dimensión paralela.
Los djinn gustan de vagar por los desiertos y tierras salvajes y habitar cuevas. Por lo general son invisibles, pero no tienen el poder de cambiar a cualquier forma o aspecto, ya sea insectos, animal, humano o entidad. Durante mucho tiempo se han considerado como dañinos y peligrosos, capaces de traer mala suerte, enfermedades,  desastres y la muerte. Incluso cuando conceden favores, tienen un carácter embaucador y pueden torcer hechos para peor.
Aunque los djinn pueden conjurarse en rituales mágicos, son difíciles de controlar. Se dice que el legendario rey bíblico Salomón tenía poderes sobre los djinn. Dios le dio a Salomón un anillo mágico de cobre y hierro que le permitió someter a un djinn, y le protegía de sus poderes. En algunas versiones, el anillo fue inscrito con un pentáculo, y en otros relatos fue crado con una joya, probablemente un diamante, que tenía una fuerza viva propia. Con el anillo, Salomón marcó los cuellos de los djinn como sus esclavos y los puso a trabajar en la construcción del primer Templo de Jerusalén e incluso la ciudad entera.
Una historia cuenta que un genio celoso (a veces identificado como Asmodeo) robó el anillo de Salomón mientras se bañaba en el río Jordán. El djinn se sentó en el trono del rey en su palacio, y reinó en su reino, obligando a Salomón a convertirse en un vagabundo. Dios obligó al genio a lanzar el anillo al mar. Salomón lo recuperó, y castigó al genio aprisionándole en una botella.
Según otra historia, Salomón convocó a los djinn a su palacio de cristal pavimentado, donde se sentaron en mesas de hierro. (En el folklore, hierro debilita a las entidades sobrenaturales.) El Corán narra cómo el rey los hizo trabajar en la construcción de palacios, la fabricación de alfombras, y la creación de estanques, estatuas y jardines. Cuando Salomón quería viajar a lugares lejanos, un djinn lo llevaba sobre sus espaldas.
LOS DJINN EN LA TRADICIÓN MUSULMANA
La teología islámica absorbió a los djinn, un capítulo entero en el Corán les concierne. De acuerdo con la fe musulmana, los seres humanos fueron creados a partir de arcilla y agua, y los ángeles de una pura y especial luz espiritual. Los Djinn fueron creados del fuego sin humo o el fuego esencial (plasma en términos modernos). Son invisibles para la mayoría de la gente, excepto bajo ciertas condiciones, sin embargo, los animales, especialmente perros y burros son capaces de verlos.
Los djinn precedieron en la tierra a los hombres, pero no se sabe por cuánto tiempo. Según algunas versiones, se crearon 2.000 años antes de que Adán y Eva, y eran iguales a los ángeles en estatura. Cuando Dios creó a Adán, les dijo a los ángeles que se inclinaran ante él. Los ángeles lo hicieron pero Iblis, el líder de los djinn que tenía acceso al cielo, se negó, por lo que él y los suyos fueron expulsados ​​del paraíso. Iblis apeló a Dios, y a los djinn se les concedió la oportunidad de redimirse el Día del Juicio. Iblis (también llamado Satán) se convirtió en una figura comparable al diablo. Sus seguidores malvados son llamados demonios, y se comportan de manera similar a los demonios occidentales.
Como los humanos, los djinn tienen libre albedrío, y son capaces de comprender el bien y el mal. El Corán afirma que el propósito de su creación es el mismo que el de los humanos, adorar a Dios. Ellos son responsables de sus acciones, y serán juzgados en el Juicio Final.
Muhammad tuvo encuentros con los djinn. Advirtió a las personas para que cubrieran sus utensilios, cerraran sus puertas y mantuvieran a los niños cerca durante la noche, ya que los djinn salen de noche y toman cosas. También advirtió a la gente a apagar sus luces, ya que los djinn arrastran las mechas y provocan incendios. Sin embargo, no abrirán una puerta cerrada, ni desatarán un nudo, ni destaparán un recipiente.
Si un genio es dañado o muerto, aunque sea accidentalmente, los djinn se vengarán, trayendo la desgracia, la enfermedad e incluso la muerte a los agresores. Muhammad dijo que si la gente encuentra una serpiente en su casa, deben invocarla a la misma durante tres días antes de matarlo. Si la serpiente es un djinn con esa forma, se irá. Si permanece después de tres días, es una serpiente común y puede ser matada.
Los djinn pueden ser convertidos a la fe y Muhammad convirtió a algunos recitándoles el Corán.
VIDA DJINN
La vida de los djinn es mucho más larga que la humana, pero ellos mueren. Son hombres y mujeres, y tienen hijos. Según el Corán, comen carne, los huesos y los excrementos de los animales. Ellos juegan, duermen, y tienen sus propios animales de compañía, especialmente perros. Viven en comunidades organizadas en familias y clanes, y gobernados por reyes.
A pesar de que pueden vivir en cualquier lugar, prefieren lugares apartados y solitarios, como los desiertos, ruinas, cuevas y túneles. En Oriente Medio la tradición dice que también habitan en lugares de impurezas tales como cementerios, basureros, baños, y los pastos de camellos. Pueden vivir en casas ocupadas por personas. A ellos les gusta sentarse en los lugares entre la sombra y la luz del sol, y moverse cuando llega la oscuridad. También les gustan los mercados, y la tradición musulmana sostiene que no es una buena idea ser el primero en entrar en un mercado ni el último en salir de él.
Algunos djinn se encariñan de seres humanos y la actúan como espíritus acompañantes. La unión de los seres humanos y los djinn en matrimonio sigue siendo una práctica en algunas partes del mundo. Un matrimonio mixto se cree que es capaz de producir descendencia, aunque esto no es deseable. En la tradición popular, la reina de Saba, que fascinó al rey Salomón, se rumoreaba que era en parte djinn.
LA POSESIÓN POR DJINNS
Los djinn son capaces de poseer seres humanos. Se dice que penetran en la corriente sanguínea y circulan rápidamente a través del cuerpo. Causan problemas físicos y mentales, y también perturban los matrimonios y las relaciones. A veces es necesario alguien entrenado para realizar exorcismos para expulsarle del cuerpo porque puede no ser suficiente pedirle a un djinn marcharse o negociar con él para abandonar el cuerpo.
EXPERIENCIAS MODERNAS CON DJINNS
Los encuentros con djinn ocurren en todas partes, y pueden ser interpretados como otras entidades en lugar de su verdadera naturaleza. Este es especialmente el caso en las zonas donde se sabe poco acerca de ellos. Los encuentros con ángeles, hadas, demonios, elementales, extraterrestres, criaturas misteriosas y los fantasmas de los muertos pueden ser djinns disfrazados, ya sea jugando una mala pasada o ejecutando un plan.
David Morehouse, uno de los “visualizadores remotos” utilizados por los militares de EE.UU., refiere en su libro Guerrero Psíquico cómo una lesión en la cabeza le permitió tener visiones temporales de djinns, normalmente invisibles para la mayoría. Él estaba entre las tropas estadounidenses que acamparon con las tropas jordanas para ejercicios de entrenamiento en Jordania en Baten el Ghoul, que significa “entrañas de la bestia.”
Los jordanos lo consideraban un valle encantado, donde los demonios salían de noche para asesinar gente. No era raro que el sueño se interrumpiera interrumpido por los gritos y aullidos de los asustados soldados jordanos que juraban a la luz del día que habían visto a un demonio … Baten en Ghoul era un valle desolado e irregular excavado en el desierto que se extendía desde Arabia Saudí. Era famoso por sus arañas.
A Morehouse le dispararon accidentalmente en el casco, lo que le dejó un enorme chichón en la cabeza. Después de esto, por un tiempo pudo ver a los elusivos djinns. Él lo describió así:
En algún momento de la noche, mis ojos se abrieron a una luz surrealista fuera de la tienda. Era como la luz de un sol eclipsado y no venía de ningún hornillo. Llenaba el cielo nocturno. Todo  Baten en Ghoul y las colinas siguiente estaban inundadas de esa extraña luz gris azulada. Caminé hasta el borde del acantilado y miré hacia el valle. Figuras oscuras se movían sin esfuerzo a través del suelo, como apariciones. Se desparramaron por las rocas en varios montones y formas y se movieron por los grupos de tiendas de campaña. Podía oír los gritos ahogados del campamento jordano, y por un momento pensé que estaban siendo invadidos por ladrones o los israelíes. Presa del pánico, me volví a correr en busca de ayuda. Me topé con una de las figuras e instintivamente cerré los ojos, porque ibamos a chocar, sólo que no lo hicimos. Caminé a través de él. Me giré y vi a la figura desaparecer por el borde del acantilado.
Después de eso, desapareció el chichón de la cabeza.
Adaptado de The Vengeful Djinn (Los vengativos djinns) de Rosemary Ellen Guiley and Philip J. Imbrogno, Llewellyn, 2011, con  material adicional de The Encyclopedia of Demons & Demonology by Rosemary Ellen Guiley, Facts On File, 2009
https://libertaliadehatali.wordpress.com/2013/04/25/un-pequeno-curso-sobre-los-djinns/
Anuncios