RENACER CULTIRAL

RENACER CULTIRAL
Solo la cultura salva los pueblos.

sábado, 14 de abril de 2018

El Titanic

El Titanic


Como todos, o la mayoría de las personas en el mundo sabemos, el Titanic ha sido el trasatlántico más famoso en la historia de la humanidad, debido a que en su momento fue el barco más grande, contando con 270 metros de longitud y en su viaje inaugural, chocó contra un iceberg en el atlántico, causando el hundimiento de este y la muerte de más de 1,500 personas.

Supremacía Trasatlántica:

En un despacho, a principios del siglo pasado, el 10 de junio de 1907 para ser exactos, el entonces presidente de la White Star: Bruce Ismay, y Lord Pirrie, presidente de los astilleros Harland & Wolff de Belfast, tomaron la decisión de construir tres barcos que el mundo hasta ese momento, jamás había conocido: el Olympic, el Gigantic y por supuesto, el famoso Titanic.
La idea de la creación de estos tres barcos era desbancar de la supremacía en viajes trasatlánticos al rival más grande: La Cunard Line; y los barcos serían usados para el tráfico Atlántico entre Southampton, UK y New York, USA. 

Un barco legendario y lujoso

El esqueleto del RMS Para su construcción, se necesitaron 27,000 toneladas del mejor acero. El casco del Titanic estaba compuesto por chapas de acero, de 2 ,5 cms de grosor, que se unían con más de 3 millones de remaches. Aunque en los astilleros Harland and Wolf trabajaban 14.000 operarios, fueron cerca de 3.000 hombres los que, durante 27 meses, trabajaron intensamente para terminar la construcción del Titanic.Fue una mole de 270 metros de longitud y 53 de altura con un peso neto de unas 46.328 toneladas, cada una de las tres anclas del Titanic pesaba 15 toneladas. Era propulsado por dos hélices gemelas de más de siete metros de diámetro y otra hélice, en posición central, que medía más de cinco metros. Tenía 29 calderas que alimentaban a dos motores de vapor de 30.000 HP y a una turbina de 16.000 HP. Combinados, propulsaban el navío a una velocidad de unos 22.5 nudos (unos 42 kilómetros por hora) gracias a sus 55.000 caballos de fuerza motora, desplazando más de 50.000 toneladas de agua a su paso.
El Titanic contaba con 28 salas y suites para sus pasajeros, las salas especiales estaban localizadas entre las cubiertas B y C con distinta forma. Los pasajeros de primera podían elegir piezas de diferente diseño entre: Imperio, Italiano, Renacimiento Moderno, Georgiano, Regency, Queen Ann, Luis XIV y XV. Algunas habitaciones tenían chimenea que quemaba el carbón en una sala principal, con camas gigantes en los dormitorios. La habitación más cara tenía 5 piezas y un baño privado.
El punto de reunión para las cenas era en un gran restaurante situado en la cubierta D, con una dimensión de 92 pies de ancho por 114 de largo, bastante amplio. Lugar suficiente para 500 personas sentadas al mismo tiempo, además contaba también con un restaurante francés, con meseros de nacionalidad francesa, llamado “Café Parisien”.
Café Parisien
El Lunge que estaba en la cubierta Promenade siendo el lugar de reunión de los pasajeros de primera clase durante el día. Las murallas eran muy similares a las del Palacio Versalles. Cercano a este lugar estaba la Piea Georgian, lugar exclusivamente diseñado para la lectura y escritura, y la próxima sala: la de fumadores.
El Titanic tenía dos cubiertas de primera clase. Con medidas de 500 y 200 pies de largo respectivamente. Para esos obligados ejercicios, los pasajeros disponían de un gimnasio con un caballo eléctrico. Para los aficionados al Squash disponían de un corte de esta cancha en el sector F.

Titanic a la mar

Para la construcción del buque de los sueños, a la compañía White Star Line le costó la módica cantidad de 10 millones de dólares en aquel entonces, algo así como 1.000 millones de euros en la actualidad), siendo financiado por el financiero John Pierpont Morgan, más conocido como JP Morgan.
Así, el 31 de mayo de 1911, a las 12:00 P.M. el Titanic era botado a la mar, asistiendo a este acto importante el Alcalde de Belfast (que fue quien presidió el acto), JP Morgan, Pirrie e Ismay, además de todos los directivos, personal de la empresa constructora y de la compañía naviera y más de 100.00 personas que se abarrotaron por las inmediaciones para presenciar el nacimiento de El Titanic, considerado como insumergible.

Su tripulación

Casi toda la tripulación se componía de 860 hombres y mujeres, el cual 340 de ellos trabajaban bajo cubierta, en el departamento de motor como ingenieros, celdereros, mantenimiento, empleados de limpieza. Solo algunas docenas trabajaban como marineros directamente y unos pocos como oficiales. El total de la tripulación del Titanic fue de 898 personas.
Oficiales del Titanic
Oficiales sobrevivientes
El Capitán del Titanic fue Edward Smith. Su carrera era larga y antes del viaje, había navegado más de 2 millones de millas. White Star Line tenía plena confianza en él y le dieron su nave más cara y nueva para este viaje. Ya había pilotado el Olympic, hermano gemelo del Titanic, que llevaba un año haciendo la misma ruta, aunque nunca pensó que sería su última travesía a pesar de haber tomado todas las precauciones para asegurarse de que sería seguro y placentero.
El capitán del RMS
El capitán del Titanic

Inicia el viaje 

Tras meses y meses de publicidad y rumores, a las 11 de la mañana del miércoles 10 de abril de 1912, se quitaba la pasarela que unía al Titanic con el muelle n°44 de la White Star Line, misma por la que habían atravesado las personas más ricas e influyentes de aquella época junto a las personas más pobres, los inmigrantes, que abandonaban sus países con el fin de iniciar una nueva vida en el nuevo mundo.
En primera clase embarcaron  324 personas, 277 en segunda y 708 en tercera clase. Además, el Titanic llevaba 898 tripulantes. En total viajaban en el Titanic 2.207 personas.
El Titanic
El Titanic zarpó desde Southampton en su viaje inaugural, con destino a Nueva York, cruzó el canal de la Mancha hasta su primera escala, Cherburgo, en Normandía. Posteriormente viajó hasta el puerto de Queenstown (hoy Cork, Irlanda) para recoger a los últimos pasajeros antes de adentrarse en el océano. Navegó 386 millas el primer día, 519 millas el segundo y más de 546 millas el tercer día; todos sus pasajeros inquietos de llegar a su destino lo antes posible y el Capitán aumentó la velocidad el 14 de abril de 1912 a 22.5 nudos, el cuarto día de navegación, a petición del presidente de la White Star Line, Bruce Ismay. 

La noche trágica del Titanic

Ese fatídico día no fue diferente a los otros, el capitán ordenó un cambio de rumbo para evitar las zonas por donde ya sabía que los icebergs navegaban a la deriva. Después de cenar, el capitán se retiró a su camarote, quedando al mando el primer oficial William Murdoch, quien habría ordenado reforzar vigilancia y cerrar las aperturas en el castillo de proa, para ahogar cualquier luz o reflejo que pudiera entorpecer la visión de los vigías de esa noche.

El iceberg
El Iceberg que presuntamente chocó con el Titanic
Siendo aproximadamente las 23:40 cuando el horizonte pareció oscurecerse ante los ojos de los vigías, cuando apareció una montaña negra, la tenían enfrente sin haberla visto llegar. Se hizo sonar la campana tres veces mientras se descolgaba el teléfono que unía al puente de mando y daba voz de alarma.
Pero cuando en el puente escucharon la campana del vigía y sonó el teléfono de la torreta, el primer oficial Murdoch ya se había dado cuenta de que la proa de su barco iba directamente a chocar contra el iceberg. Tuvo solo un segundo para decidir que maniobra tomar. Lo decidió inmediatamente, ordenó dar marcha atrás y girar todo a estribor con el fin de que la proa se desplazase hacia babor para evitar la colisión. Murdoch realizó una excelente maniobra, pero la distancia no ayudó, ya que si tan solo se hubiera visto el iceberg con más anticipación se hubiera podido evitar todo esto.
Desde que el vigía hizo sonar la campana de alarma, pasaron 38 segundos, hasta que se produjo la colisión. Se calcula que los vigías divisaron el iceberg a unos 400 metros de distancia. Se suponía que los icebergs no llegaban a latitudes tan bajas, un inmenso orificio en el piso doble del Titanic, fue el resultado de aquella coalición. El Titanic chocó con el iceberg A las 11:40 de la noche del 14 de Abril a la velocidad de 22.5 nudos.
A los pocos minutos de producirse el choque contra el iceberg, el capitán Smith  ordenó que enviasen, sin cesar, mensajes de socorro, indicando la situación del barco y añadiendo que hacían agua y comenzaban a hundirse por proa.
Los telegrafistas no paraban de enviar mensajes pidiendo auxilio y se lanzaron cohetes para avisar a otros barcos cercanos de la desesperada situación del Titanic, pero no se ha demostrado que sus luces se correspondieran con las señales correctas.
Hubo pasajeros que ni siquiera creyeron posible que un barco insumergible se pudiera hundir, y se desentendieron hasta de ponerse el chaleco salvavidas que los camareros empezaron a repartir. El hecho de que se pidiera a la orquesta que amenizara la huida sin duda aumentó la sensación de que no existía una amenaza insalvable.

Sin botes salvavidas

Como consecuencia de todo este desconcierto, los dos primeros botes que bajaron del Titanic, 25 minutos después de la medianoche, lo hicieron a la mitad de su capacidad. Error tras error, se estaba abocando a la muerte a cientos de personas al compás de los acordes de la orquesta, la cual, con total entereza, siguió tocando piezas musicales hasta el final.
Tanto el capitán Smith, como el ingeniero Andrews usaron megáfonos para intentar que las lanchas regresaran y llenarlas por encima de su capacidad. Pero los que estaban lejos no volvieron. A la distancia a la que se hallaban, debieron ser quienes mejor vista tendrían de como el titanic estaba más dentro del mar,en especial la proa. 
A las dos y cinco de la madrugada se arrió el último bote y el pánico transformó la enrarecida tranquilidad vivida hasta ese momento en un drama sobrecogedor. En menos de media hora, más de 1.500 personas iban a morir, sabiendo que no podían hacer nada por evitarlo.
En un principio, y sobre planos originales, estaba previsto que el Titanic llevaba  un total de 64 botes salvavidas, pero, finalmente, esta cantidad se redujo a 20, debido a que, la cubierta de paseo de primera clase quedaba demasiado estrecha para poder pasear y tomar el sol en ella, por este motivo se obligo a su diseñador a quitar  todos los botes de la segunda fila y así dejar más amplio el pasillo.

Llega la ayuda

La noche de la tragedia del Titanic, en la zona donde navegaba, la temperatura de la mar era, aproximadamente entre 0 y 2 grados bajo cero. El agua a -2 grados, una persona de complexión normal, puede aguantar viva, como mucho, entre 20 y 25 minutos. Por eso, el 90 % de las muertes del Titanic se produjeron por congelación, y no por ahogamiento.
Sobrevivientes
La espera fue difícil de sobrellevar para quienes aguardaban; mientras se mecían sobre el mar, muchos estaban seguros de que morirían. A la devastadora incertidumbre sobre el futuro inmediato se añadían las imágenes del horror que habían sufrido. Ninguno de quienes pudieron subir al barco que los llevó hasta Nueva York olvidó lo sucedido aquella madrugada.
Sobrevivientes
Las peticiones de auxilio enviadas por los telegrafistas del Titanic habían llegadoal transatlántico Carpathia ( rival de la White Star Line, propietaria del Titanic), que navegó a toda máquina por peligrosas zonas de hielo hasta que a las cuatro de la madrugada del 15 de abril de 1912, llegó al lugar del naufragio rescatando a todos los supervivientes que quedaban a bordo de los 13 botes salvavidas que permanecían en la zona; recogió a un total de 710 personas, llegando a Nueva York el 18 de abril de 1912 a las 6 de la tarde.

Una visita al fondo del mar

La compañía de viajes Blue Marble Private, con sede en Londres, ofrece la posibilidad de visitar los restos de la embarcación asentados en el fondo del Océano Atlántico Norte. 
En la costa noreste de Estados Unidos, en Terranova -Canadá- un equipo de OceanGate Inc acompañará a nueve afortunados, durante ocho días. Con el fin de navegar, descubrir e investigar los 269 metros de la cubierta del buque más famoso de la historia. Bombona de oxigeno en mano y acompañados por un equipo de buzos expertos, un submarino diseñado con fibra de carbono y titanio descenderá a los turistas a más de 4.000 metros.
Únicamente aquellas personas que estén dispuestas a pagar los 105.129 dólares que cuesta cada billete conseguirán realizar la inmersión. De hecho, tal y como ha anunciado Blue Marble Private en un comunicado de prensa, la primera inmersión ya está completa. Además, aseguran que el precio del pasaje es el equivalente a un billete en primera clase en el Titanic en el año 1912, aumentando la inflación actual.
Todos los interesados deben darse prisa. Los expertos aseguran es una “experiencia única y efímera” ya que en dos o tres décadas las bacterias que amenazan la estructura del transatlántico acabarán por destruir el buque de manera definitiva. 
https://viajandoenlahistoria.com/titanic/