RENACER CULTIRAL

RENACER CULTIRAL
Solo la cultura salva los pueblos.

lunes, 16 de abril de 2018

Darius-the-Great--iran.jpg

Nowruz - El Año Nuevo Persa y el Equinoccio de Primavera

Nowruz, conocido como el año nuevo Persa, es una de las más antiguas celebraciones de la historia y se celebra desde 4000 años en lo que hoy es Irán y en su área cultural extendida, conocida como el Grande Irán (o Irán Mayor). Es una celebración antigua relacionada con el equinoccio de primavera que ocurre el 20 o el 21 de marzo de cada año. En los tiempos antiguos, los reyes Persas hicieron hincapié en gran medida de la importancia de este evento, e invitaron a la corte real todos pueblos de su imperio para las celebraciones y para recibir regalos. Después de miles de años Nowruz sigue siendo la fiesta más importante para los Iraníes, así como para 300 millones de personas en los países vecinos de Irán, que  celebran juntos la llegada de la primavera y el renacimiento de la naturaleza.
Orígenes míticos e históricos de Nowruz
Nowruz es el nombre Persa del año nuevo que consiste en dos palabras; now  y no significan nuevo y ruz ​​o rooz significa día, y cuando se ponen juntos significan nuevo día . Esta celebración y sus eventos asociados se celebran desde hace miles de años por el pueblo de Irán y por los países de Asia Central, antiguas partes de los antiguos imperios persas. Nowruz surgió en estas zonas del mundo por pueblos que dejaron la vida nómada y empezaron nuevos asentamientos establecidos, comenzando una nueva etapa de la civilización humana. Hoy en día, es el único evento mundial que se celebra en el mismo momento en todo el mundo. La celebración no está conectada a la religión y se basa en acontecimientos celestiales astronómicos, aunque Nowruz está profundamente arraigado en el Zoroastrismo, la antigua religión Persa.
En 1725 antes de Cristo, el primer filósofo y profeta del mundo de religión zoroástrica, Zaratustra, mejoró el antiguo calendario Indo-Iraní. El año zoroástrico comienza con esta fecha. Zaratustra estableció en la época un observatorio en el actual provincia de Sistán, en el sureste de Irán y con su conocimiento de la astronomía fue capaz de establecer un calendario solar que consta de 365 días, 5 horas y 48 minutos.
Durante el siglo VI antes de Cristo el magush era el sacerdote de los templos del fuego de Zoroastro, guardián del fuego y astrónomo al mismo tiempo. Estos sacerdotes calcularon que el equinoccio de primavera del hemisferio norte se producía el 20 o 21 de marzo y esta fecha marcó el primer día del calendario solar Persa. Los sacerdotes estaban estrechamente relacionados con los hechos ocurridos en la ciudad de Parsa, también conocido como Persépolis. Esta ciudad, fundada por el rey Persa Darío el Grande en el año 515 antes de Cristo, fue la capital ceremonial del imperio Aqueménida Persa y la residencia de primavera de los reyes. Los reyes invitaban a Persépolis nobles de todas las provincias del imperio para celebrar Nowruz, independientemente de su origen étnico y creencias religiosas. Durante las horas de la mañana, los sacerdotes oraban y realizaban rituales que eran seguidos por fiestas y espectáculos por las tardes y las noches. Incluso hoy en día se pueden ver, en las ruinas de los palacios reales, relieves que representan los gobernadores y embajadores que traen regalos preciosos y homenajes para el Rey de los Reyes .
Durante el reinado de los reyes Sasánidas entre 224-651 d.C. se empezó a iniciar los preparativos unos 25 días antes de Nowruz. Los artesanos y constructores de la corte real construían doce columnas de ladrillos de barro y varias semillas eran puestas en la tierra, en la parte superior de cada columna. Cada columna era simbólica y representaba un mes. En el momento de Nowruz, las semillas se habían convertido en majestuosas plantas decorativas. El rey tenía un discurso delante del público noble, seguido de saludos desde el más alto noble del imperio. Los funcionarios del gobierno también saludaban al rey. Cada persona invitada hacía un regalo al rey hasta el sexto día de Nowruz, cuando los miembros de la familia real visitaban la corte. Durante Nowruz, una amnistía oficial perdonaba los delitos menores. La gente en todo el imperio celebraba este evento durante trece días.
Aunque Nowruz es la celebración de un evento celestial, está profundamente enraizada en la mitología de los Persas. Nowruz se centra en los aspectos filosóficos de las tinieblas conquistadas por la luz, del bien que vence sobre el mal, del calor de la primavera que conquista el frío del invierno. Según las antiguas historias míticas escritas en la épica persa Shahnameh, Nowruz fue introducida durante el reinado de un rey mítico, llamado Jamshid. Jamshid derrotó a los demonios del mal, los hizo sus siervos y capturó también sus tesoros y joyas. Luego se convirtió en el gobernante de todo en la tierra, excepto de los cielos, mientras el mundo estaba devastado después de la guerra entre él y los demonios. Los árboles habían muerto y perdido todas sus hojas. La tierra se había convertido en un lugar oscuro y sin vida. Para llegar a los cielos, Jamshid ordenó a los demonios de construir un trono hecho con las joyas que había capturado. Cuando se terminó el trono, se sentó en ello y ordenó a los demonios de levantarlo alto en el cielo. Mientras estaba sentado en su trono, los rayos solares tocaron las joyas de su trono y el cielo se iluminó con todos los colores del mundo. Los rayos radiantes de Jamshid revitalizaron todos los árboles y plantas que volvieron verdes y llenos de hojas. La vida en la tierra comenzó a prosperar, cuando Jamshid se levantó como el sol. La gente estaba asombrada por la visión de Jamshid y lo abrumaron con aún más tesoros y joyas. Este día de celebración fue nombrado Nowruz y marcó el primer día del año. Historias siguientes cuentan que Jamshid más tarde rescató a su pueblo de un duro invierno que había matado a todas las criaturas de la tierra. Las historias mitológicas de supervivencia con Jamshid como personaje principal son consideradas como símbolos míticos, relacionados con los acontecimientos históricos de cuando los Arios Indo-Iraníes neolíticos abandonaron sus estilos de vida como cazadores-recolectores, para convertirse en colonos del continente Iraní. Los asentamientos eran profundamente dependientes de sus cultivos y del turno de las estaciones. Por lo tanto, el equinoccio de primavera marcaba un acontecimiento muy importante en la vida de los antiguos Iraníes.
http://www.ancient-origins.es/noticias-general/nowruz-el-o-nuevo-persa-y-el-equinoccio-de-primavera-002432