RENACER CULTIRAL

RENACER CULTIRAL
Solo la cultura salva los pueblos.

jueves, 22 de febrero de 2018

Los pueblos bárbaros que acabaron con el Imperio Romano tenían un nombre


miércoles, 21 de febrero de 2018

DUDLEY CLARKE, TRAVESTISMO EN EL ESPIONAJE

Hoy David Lopez Cabia nos va a hablar de de uno de esos hombres peculiares, pero al mismo tiempo decisivos en la Segunda Guerra Mundial: se trata de Dudley Clarke. Por ello, hoy conoceremos la historia de un hombre clave en la creación de los comandos y en el espionaje británico.
Este peculiar oficial británico entró a formar parte de la Real Artillería a Caballo en 1916. Poco después de cumplir los 17 años ingresó en la Academia Militar de Woolwich. Posteriormente fue enviado a Egipto como parte del Real Cuerpo Aéreo. Tras la Primera Guerra Mundial continuó en el Ejército y en 1936 llegó a ser comandante de brigada en Palestina.

Con la llegada de la Segunda Guerra Mundial, fue Clarke quien propuso al Primer Ministro británico Churchill la creación de los comandos (libro sobre la historia), una fuerza creada para atacar rápidamente desde el mar, causar estragos en las retaguardias alemanas y retirarse con la misma velocidad con la que había desembarcado.
Comandos britanicos entrenando
Este espía llegó a ser una de las piezas claves de la Inteligencia británica, encargándose de numerosas operaciones de engaño y desinformación en el Mediterráneo. Llegado octubre de 1941, Clarke se vio involucrado en uno de los episodios más pintorescos de su vida. Haciéndose pasar por un corresponsal de guerra llamado Wrangel Craker, viajó a Lisboa y después recaló en Madrid, sin embargo, su verdadero propósito era entrevistarse con Stokes Hamilton, del MI6. Después de haber cumplido con su misión, el 17 de octubre de 1941 fue arrestado en Madrid vestido de mujer.
Fachada del Hotel Palace en Madrid. Plaza de Neptuno
 En su defensa, Clarke argumentó que era un escritor que quería estudiar las reacciones de los hombres. Por el contrario, las autoridades españolas determinaron que se trataba de un turista británico aficionado al travestismo que acudía al Hotel Palaceen busca de compañía. Y es que Clarke llevaba ropa interior femenina, algo que no era necesario para su misión.
El informe policial resulta especialmente jocoso: El cónsul que le vio esta mañana le encontró tranquilo y despreocupado, pero le contó una historia diferente. Llevaba las prendas a una dama de Gibraltar y pensó en ponérselas como una broma. Esto difícilmente cuadra con el hecho de que las prendas femeninas y los zapatos le quedan perfectos. Para añadir mayor sorna al asunto el informe añade lo siguiente:“otro juego completo de ropa de mujer, el uniforme de un corresponsal de guerra... Y un rollo de papel higiénico extrafino, que ha entusiasmado particularmente a la policía.
Dudley Clarke  por Patrick Phillips.
Imperial War Museum
Las autoridades españolas decidieron abordar el asunto como si se tratase de un turista homosexual. Tras quedar en libertad, Clarke regresó a Gran Bretaña. Bien es cierto que el incidente afectó a su reputación, pero no a su trayectoria como espía y como militar. De hecho, posteriormente, Clarke participó en operaciones de desinformación que contribuyeron al éxito de los aliados en las batallas de El Alamein, Sicilia y Normandía.
Pese a pertenecer a la clase media rural, Clarke logró algo excepcional: ser nombrado caballero de la Orden del Baño. En 1947 abandonó la vida militar tras alcanzar el rango de general de brigada. Sus pasos le llevaron hasta el mundo de la política, lo que le llevó a trabajar para el Partido Conservador. También se dedicó al mundo de la literatura. En 1974, a la edad de 75 años, falleció en Londres.
  
Os invito a leer la reseña de LA GUERRA SECRETA, un excelente trabajo de Max Hastings sobre el espionaje y la guerra sucia en la SGM, sin olvidar que podéis leer la novela bélica "INDESEABLES" de nuestro colaborador David Lopez Cabia sobre los comandos. 

Los asombrosos "pasaportes para el más allá" que los egipcios utilizaban hace 2.000 años

La máscara de oro de Tutankamón.Derechos de autor de la imagenTHINKSTOCK
Image captionTan esplendorosa y tan famosa.
Si nos ponemos a hablar de momias, probablemente se te vienen a la mente imágenes como la máscara funeraria de oro de Tutankamón.
Aunque si eres aficionado a las películas de horror, de fantasía y los videojuegos, quizás pienses primero en algo más parecido a esto:
Momia aterradoraDerechos de autor de la imagenTHINKSTOCK
Image captionAterradora.
Sin embargo, las momias tienen más caras de las que aparecen con frecuencia en la cultura, refinada o popular, o hasta refinadamente popular, como en este caso.
Y algunas de esas caras, además de ser impactantes, sobrecogedoras y hermosas, son sorprendentes por su estilo; se les ha llamado "las pinturas modernistas más antiguas".
Se trata de los retratos de Fayum, y si ya los conocías probablemente entiendes el entusiasmo que las acompaña desde su descubrimiento.
Civilización egipcia, período romano, siglo IV. Retrato de una mujer. Pintura en madera de El Fayum.Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionCada pintura mide alrededor de 30x15 cms., casi del tamaño real.
Son los retratos pintados más antiguos que han sobrevivido, gracias en parte al clima seco de la zona donde permanecieron enterrados durante siglos.
Su magnífica condición permite ver, casi dos mil años después, la huella de la espátula con la que el artista le dio vida a su modelo.
Estos eran retratos para acompañar a la momia de la persona retratada, niños, mujeres y hombres que vivían y fallecían en "el jardín de Egipto", el oasis de Fayum, a unos 100 kilómetros al sur de Cairo.
Fueron encontrados en cementerios del lugar, y luego en otros sitios, a finales del siglo XIX, la mayoría de ellos sostenidos por la envoltura de gasa de las momias justo en el lugar en el que la cara estuvo alguna vez.
Una momia de un niño del período romano excavada en Hawara, Egipto. Ahora está en el Museo Egipcio, Cairo.Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionUna momia de un niño del período romano excavada en Hawara, Egipto. Ahora está en el Museo Egipcio, Cairo.
Poco se sabe de ellos con certitud.
Los expertos tienen teorías encontradas, pero en conjunto se puede decir que datan de entre el 50 y el 250 d.C.
También se sabe que son el producto de una sociedad multicultural, pues en ese momento Egipto era parte del Imperio romano y había griegos descendientes de los soldados de los ejércitos macedonios de Alejandro el Grande que se habían asentado ahí.
Eso es evidente en la combinación de imaginería religiosa de Roma y Egipto. Por ello, los egipcios los consideran grecorromanos y los grecorromanos los consideran egipcios.
Eso es una muestra de la cantidad de teorías existentes sobre los Retratos de Fayum, varias de ellas acerca de su razón de ser.
Ataúd de una niña con retrato.Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionEn ocasiones, los retratos estaban en el ataúd, siempre en el lugar donde habría estado el rostro y de un tamaño similar.
La teoría predominante y la más intuitiva es que servían como documentos de identidad.
Si no estabas a la altura de alguien como Tutankamón, una máscara fúnebre de oro o cualquier otro material era una posibilidad remota.
Entonces, ¿cómo te iba a reconocer Anubis, el dios que recibía a los muertos, momificaba sus cuerpos para hacerlos incorruptibles y eternos y asistía al pesaje del corazón para determinar si el alma podía entrar al reino de Osiris?
Y no sólo Anubis te debía reconocer en ese mundo que habitarías después de la vida.
Retrato de Fayum de un joven con un pájaro en el hombro.Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionNo todos los retratos son de la misma calidad, pero éste nos muestra a ba, que era el alma o el espíritu, representado con un pájaro.
En la mitología egipcia, entre los componentes del espíritu humano estaban el ka y el ba, que sobrevivían al cuerpo si se reunían periódicamente con sus restos.
El ka -algo así como la fuerza vital- se quedaba en la momia o en una imagen o, si era rico, en una estatua del difunto.
El ba, que en los retratos aparece representado como un pájaro y es algo semejante al alma o al espíritu, podía ir a buscar comida y bebida pero tenía que volver a la tumba en la noche para nutrir a ka.
Como era vital que ka y ba se reunieran, también lo era que las momias fueran fácilmente identificables.
La solución: estas obras tan excepcionales, no sólo por ser de un período tan distante, sino también porque habría que esperar más de mil años hasta que artistas como Goya, Dürer, Leonardo da Vinci, Tintoretto, Rafael y Vermeer capturaran la personalidad de sus sujetos con tal maestría.
En el intervalo, algo de la expresión se perdió en los retratos, incluso de los que representaban sujetos que despertaban tantas pasiones, como las figuras religiosas, como en éste del italiano Francesco Traini (activo entre 1321-1345).
Madona con su hijo y Santa Clara, 1340-45. Alojado en Princeton University Art MuseumDerechos de autor de la imagenCREATIVE COMMONS
Image captionOtro estilo... otra belleza.
Pero hay otro aspecto tremendamente fascinante. Como escribió el crítico de arte, artista y escritor John Berger, "los retratos de Fayum nos tocan como si hubieran sido pintados el mes pasado. ¿Por qué? Ese es el enigma".
"Fueron pintados al mismo tiempo que se estaban escribiendo los evangelios del Nuevo Testamento. ¿Por qué nos parecen ahora tan inmediatos? ¿Por qué se siente en ellos una individualidad como la nuestra?", se pregunta.
Tras ver varios de los cerca de mil retratos de Fayum hallados en una exposición en el año 2000 en el Museo Metropolitano de Nueva York, la reacción del crítico de arte del New York Times Holland Cotte fue similar a la de Berger.
"Los rostros parecen conocidos", apuntó.
"Ahí está la chica más linda del colegio, y ese tipo arrogante con el que se casó. Allá ese primo distante, un amigo que casi no recuerdas de la universidad y hasta ese viejo amor que prefieres olvidar".
Retrato de Demos, una joven que murió a los 24 años. De El-Fayum. Ahora en el Museo Egipcio de Cairo.Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image caption¿Una tía a la que deberías visitar más a menudo?
Un retrato de Fayum de dos hermanos de Sheikh Abada, Egipto. Los jóvenes pueden haber sido guerreros que murieron al tiempo.Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image caption¿Esos hermanos que se robaban todos los corazones?
Retrato de una hermosa joven.Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionEsa chica que te duele recordar...
"Es como si acabaran de avanzar tentativamente hacia nosotros, así, de frente", señala Berger y resalta algo que no podemos pasar por alto: aunque nos cautivan, estos retratos no fueron creados para ser vistos.
"Ni quienes ordenaron los retratos, ni quienes los pintaron se imaginaron jamás que serían vistos. Eran imágenes destinadas a ser enterradas, sin futuro visible".
Ni el retratado era un modelo, ni el pintor estaba en busca de gloria futura.
En ese sentido, no son 'retratos' como entendemos el término, explica. Son diferentes, pues no fueron pintados para la posteridad, para que los vieran generaciones futuras.
"(El artista de los retratos de Fayum) era el pintor de la Muerte o, tal vez más exactamente, el pintor de la Eternidad".
Retratos de FayemDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionMirándote de frente, con expresiones que puedes interpretar, a través de los siglos.